Érase un niño a un móvil pegado.

Hace poco escribíamos un artículo sobre las redes sociales y las posibles adicciones que éstas generaban en los adultos. Hoy queremos hablar sobre el uso de las TICs, a través del móvil, la táblet o el ordenador en los niños y jóvenes.

Cada vez los utilizan más temprano. Desde el Instituto Nacional de Estadística nos informan en sus estudios que la mitad de los niños de 11 años ya tiene móvil y subimos hasta casi el 94% con los chavales de 15 años, sin olvidar el GRAN regalo del primer móvil a los 8 o 9 años con la 1ª Comunión…

Porcentaje de menores usuarios de TIC. Año 2016

  Uso de ordenador Uso de internet Disposición de móvil
Edad   % % %
 10  92.6  90.6               25.4
 11  92.6  93.1        50.9
 12  94.8  95.9 72.7
 13  96.7  95.4 86
 14  95.7  96.2 90.1
 15  97.1 98  93.9 

 

” En consulta y a nuestro alrededor vemos que el acompañamiento familiar suele ser insuficiente”

Hay quien opina que los niños desde bien pequeños deben tener acceso a las TICs, con acompañamiento familiar, por la gran cantidad de posibilidades que éstas ofrecen. En este interesante artículo que nos hizo llegar hace poco una de nuestras suscriptoras podéis verlo. Y no le quitamos parte de razón, pero en nuestro día a día, en consulta y a nuestro alrededor, vemos que ese acompañamiento familiar suele ser insuficiente.

Hay tal salto generacional entre los padres y los hijos en este ámbito, que los primeros no creen que puedan llegar a ponerse al día y explicar a los hijos algo que ni siquiera saben manejar.

¿Qué hacemos entonces? ¿Aislamos a nuestro hijo del mundo digital y que sea el “bicho raro” de los amigos que con 16 años no tenga móvil? ¿Se lo damos, porque todos lo tienen y no podemos tenerle en una burbuja?

CARNET DE MÓVIL

Tal vez pueda sonar exagerado, pero sinceramente creo que las TICs han llegado y nadie nos ha preparado para su manejo adecuado. Gran parte de los adultos tenemos dificultades para controlar su uso, en tiempo, en cantidad y en calidad (no me extenderé en esto que hablaba en el anterior artículo que os he referenciado arriba). Un claro ejemplo lo podemos ver en este vídeo, muy ilustrativo y un poco triste.

Así, aunque parezca muy drástica, creo que deberíamos recibir cierta formación previa para su manipulación. Así como necesitamos un carnet para conducir, también podríamos recibir algunas instrucciones básicas sobre su manejo. De esta manera estaríamos mejor preparados para utilizarlos y para ayudar a nuestros hijos en su uso.

TICS-ESCUELA

El uso de los coches es muy beneficioso para ayudarnos a trasladarnos, nos da independencia, nos permite conocer sitios… pero también mata. El móvil también tiene infinitas posibilidades positivas, y tal vez no mata (de manera directa) pero sí puede hacer mucho daño (adicciones, accidentes de coche por su manipulación, etc.). Y esto nos pasa a los adultos. ¿Qué no les pasará a los niños, aún inmaduros?

No pongo en duda sus capacidades para manejarlos, su cerebro y la velocidad de sus dedos puede que estén más preparados que los de cualquier adulto, pero, ¿y su madurez?

¿Crees que tu hijo con 12 años es lo suficientemente maduro como para poder conducir un coche? Físicamente, claro que podrá hacerlo; sólo hay que pisar unos pedales, mover el volante, poner intermitentes… pero, y ¿la toma de decisiones? ¿sabrá reaccionar ante una situación de peligro? ¿Y con el móvil, crees que será parecido? ¿Qué ocurrirá si el noviete de turno le pide una foto comprometida? ¿o si le llega un vídeo de una agresión a un compañero del instituto? ¿o si quiere sentirse integrado y para ello sube comentarios o fotos a alguna red social que le puedan perjudicar?

Aquí entran en juego la madurez y sobretodo la autoestima o seguridad en uno mismo. Son edades complicadas, donde la autoestima se tambalea, están en pleno proceso de desarrollo y cambio y buscan la aceptación del otro (entiéndase durante la adolescencia “otro” como amigo, no como padres…) por encima de todo. Y nosotros le estamos dando una herramienta sin manual de instrucciones. Con un simple “Aquí tienes tu móvil, hijo, ten cuidado no te metas en sitios raros, que ya sabes todo lo que se oye por ahí” no es suficiente.

Como ejemplo de la magnitud que está adquiriendo este problema, desde la Consejería de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid se va a poner un servicio de atención a adolescentes adictos al móvil, como se informa en esta noticia.

QUÉ HACEMOS ENTONCES

“Valora la edad, madurez y autoestima de tu hijo”

Si todo esto te ha hecho reflexionar, tal vez puedas seguir estas pautas que aquí te indicamos:

  • Valora, en función de la edad, de la madurez y de la seguridad en sí mismo que tenga tu hijo, si debes entregarle un móvil y si tú estás preparado para acompañarle en esos inicios.
  • Trata de ponerte al día con las TICs. Puedes aprender las últimas tendencias, las aplicaciones más utilizadas por los jóvenes y las medidas de privacidad de las mismas. Consulta las diferentes campañas de sensibilización para informarte tú y para mostrar a tus hijos.

  • Conversa con ellos sobre este tema de una manera abierta y dialogante. Saber qué les gusta o qué les preocupa forma parte de su educación y cuidado. Utiliza las noticias que salgan en los medios para hablar de esto, busca campañas de sensibilización en las redes…

  • Pon unos límites muy claros sobre el tiempo de uso del móvil u otros dispositivos, el tipo de contactos que puede mantener y la información que arrojan a la red.
  • Si consideras que el problema ya está en casa, toma medidas solicitando ayuda profesional, bien para tus hijos para solicitar tu propio asesoramiento.

Si consideras que te podemos ayudar, te sugerimos que te pongas en contacto con nosotras  pidiendo aquí una primera cita gratuita.   

Si estáis interesados en no perderos  ninguna de nuestras noticias o publicaciones en éste u otros blogs en los que colaboramos, os animamos a suscribiros a nuestra newsletter:

SUSCRIBIR A LA NEWSLETTER DE ENEA